• Para enfrentar esta gran tragedia se deben de reunir todos los recursos humanos, materiales, científicos, financieros y de política pública
  • Reformas constitucionales determinan todas y cada una de las formas de violencia de género, a la que se agrega la violencia vicaria.

Alfredo Ramírez.

El crecimiento de los feminicidios en México es parte de la crisis de derechos humanos que se ha estado viviendo desde hace años; ya que la violencia extrema contra las mujeres la contaban como homicidio y no se tipificaban como feminicidios el cual consiste en el delito de asesinar a una mujer sólo por el hecho de ser mujer; indica la senadora Imelda Castro Castro.

Venimos de una inercia muy fuerte que tiene que ver con muchos factores, abundó.

Buena parte de esta violencia se da en el núcleo familiar ya que muchas han sido asesinadas por su pareja o expareja y a esto se añade la impunidad, que representa una de los más grandes retos del gobierno; de ahí que para ir corrigiendo esta gran tragedia se deben de reunir todos los recursos humanos, materiales científicos, financieros y de política pública.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

“De mi parte, dio que el tema de las drogas y enfermedades psicológicas no diagnosticadas es lo que se tiene que atacar, eso es prevenir la violencia extrema contra las mujeres; si haces un análisis de los feminicidios casi en un 90 por ciento, cuando haces examen toxicológico aparecen drogas, así como enfermedades relacionadas con esquizofrenia; y es ahí donde tenemos que central una política de estado”.

La legisladora sinaloense indicó que desde el Senado se trabaja en todo tipo de reformas pero estas además de aprobarse deben de aplicarse y los resultados no se dan de la noche a la mañana, sin embargo se trabaja todos los días.

Dijo que hay más de ochenta reformas constitucionales y secundarias para prevenir la violencia de género, en todo tipo como es la política, sexual, acoso laboral y hasta la violencia vicaria, la cual consiste en presionar a las mujeres a través de los hijos cuando ocurre un divorcio.

Por redaccion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.