• La leyenda de la lucha libre y artista marcial japonés fallece a los 79 años.

El japonés Antonio Inoki, una leyenda de la lucha libre en su país y que protagonizó un combate contra Muhammad Ali en 1976, falleció  a los 79 años a causa de una insuficiencia cardíaca, así lo informó la agencia EFE. Cabe destacar que también hizo carrera en la política y estuvo inmiscuido en los intentos de diálogo con Corea del Norte.

Inoki nació en Yokohama, Japón en 1943 y su verdadero nombre era Kanji Inoki, emigró a Brasil junto a su familia siendo adolescente y allí comenzó a destacar en diversas disciplinas deportivas, entre ellas la lucha libre, gracias a sus dotes atléticas y a sus imponentes 1,90 metros de altura.

El japonés se hizo llamar con el nombre del púgil italo-argentino Antonino Rocca y comenzó a competir como profesional de la lucha libre a los 17 años de vuelta en Japón. En su país se le atribuye como el principal responsable del auge de su disciplina en la década de 1970; también es reconocido como uno de los pioneros de las artes marciales mixtas.

El combate de Inoki contra Muhammad Ali

El año de 1976 es quizás uno de los más recordados para Inoki, ya que en esa fecha se midió en un combate contra la leyenda del boxeo, Muhammad Ali. Dicho evento tuvo un importante impacto mediático global para la época y fue denominado como “el combate del siglo”. Aquella pelea terminó en empate y fue considerado por muchos como una farsa.

Debido a su gran popularidad, Inoki decidió emplear su pseudónimo de combate también para la carrera política que inició con su propia formación, el Partido del Deporte y la Paz, con la que consiguió representación en la Cámara Alta del Parlamento de Japón en 1989.

Inoki también fue un mediador internacional

Según reseña EFE, Antonio Inoki viajó a Irak en 1990 antes de la Guerra del Golfo en una “misión diplomática individual y no oficial”. Desde allí logró organizar una competición de lucha libre y negoció con Sadam Husein la liberación de 41 rehenes japoneses, algo que se dio con éxito y fue considerado como un gran logro político.

También logró establecer una importante conexión con altos cargos norcoreanos gracias a los contactos facilitados por su mentor, el mítico luchador de origen coreano Rikidozan (1924-1963), a quien conoció durante una exhibición en Sao Paulo.

En sus más de 30 visitas a Pyongyang organizó competiciones de lucha libre con púgiles de diversos países y ante un público multitudinario en 1995 llegó a congregar a 190.000 espectadores en el estadio Rungrado Primero de Mayo. También mantuvo encuentros con diversos personajes del régimen que lidera ahora Kim Jong-un.

Su carrera política y presunta vinculación con la mafia japonesa

Antonio Inoki fue luchador hasta el año 1998, tres años antes se había visto envuelto en un escándalo de presunto financiamiento ilegal de su partido y además fue acusado de mantener presuntos vínculos con la mafia japoesa, algo que finalmente no se terminó comprobando.

Pero ante esos señalamientos no iba a detener su carrera política ya que en 2013 volvería y fue elegido como senador representando al nacionalista Partido por la Restauración de Japón, y desde entonces intensificó sus visitas a Corea del Norte, con la intención de resolver el complejo asunto de los secuestros de japoneses hace décadas por el régimen.

En 2019 finalizó su carrera política y en 2020 anunció que se le había diagnosticado una afección cardíaca. Hoy 2 de octubre de 2022 se confirmó su muerte, sin duda deja este plano un hombre que hizo muchas acciones positivas por el deporte y por su país.

Por redaccion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.