• Atravesó México por el lado del Golfo, cruzó la frontera de Laredo y llegó hasta Bexar, Texas, sin que nadie lo revisara.

Alfredo Ramírez.

Hay situaciones que te hacen perder la capacidad de asombro.

Y te hacen dimensionar el tamaño de la corrupción y las complicidades desde las más altas esferas de algunos gobiernos.

Por ello, no se explica cómo un tráiler que iba repleto de migrantes haya atravesado buena parte de nuestro país, cruzado una de las fronteras con Estados Unidos, más vigiladas del mundo; y haya llegado hasta el estado de Texas; sin haber sido revisado ni detenido en algún retén, cuando menos una sola vez.

Escandalo mundial ha generado la muerte de 51  migrantes y 13 hospitalizados que viajaban hacinados en la caja de un tráiler que fue abandonado en el condado de Bexar, Texas, cerca de San Antonio.

De este magnicidio hay tres detenidos, entre ellos dos mexicanos de nombres Juan Francisco D’Luna Bilbao y Juan ClaudioD’Luna Méndez así como un  estadounidenses cuyo nombre no ha sido revelado, de acuerdo a información del diario The Washington Post.

Estos personajes fueron detenidos gracias al rastreo que hicieron las autoridades del registro estatal del tráiler abandonado. Estaban en una casa de San Antonio donde se encontraron armas diversas.

Durante su comparecencia en el Tribunal Federal de Distrito, en San Antonio se limitaron a señalar que entendían los cargos entablados en su contra pero no admitieron culpabilidad.

De acuerdo con el más reciente reporte del cónsul de México en San Antonio, Rubén Minutti, de los 51 migrantes fallecidos, la “Oficina del Médico Forense reporta que 27 serían presuntamente de nacionalidad mexicana”, pues tenían documentos que así lo señalan. Sin embargo, se verificarán identidades con huellas dactilares.

También dijo que de 13 personas que permanecen hospitalizadas, tres son mexicanas. En general, los afectados se encuentran “en estado crítico, con fallas neurológicas, renales, hepáticas y con hemorragias internas”.Entre los hospitalizados está el tercer detenido, de nacionalidad estadounidense.

En conferencia de prensa, el diplomático detalló que hay 13 personas hospitalizadas, de las cuales al menos tres son de nacionalidad mexicana, “presuntamente por las identificaciones que se han podido vincular a ellos”.

Sobre las víctimas mortales, el funcionario expuso que al menos 27 serían de nacionalidad mexicana, pero se realizarán pruebas para corroborar su identidad.

Las autoridades mexicanas han recibido 30 solicitudes desde México que buscan a familiares entre las víctimas.

Por su parte, la comisionada del Distrito 1 del Condado de Bexar, Rebecca Clay-Flores, precisó que 39 de las víctimas son hombres y 12 son mujeres. Al menos 34 de esas personas han sido provisionalmente identificadas.

Por su parte, Thomas Peine, vocero del condado de Bexar, advirtió que algunos de los 51 inmigrantes que murieron “posiblemente” tenían menos de 18 años.

Recordemos que las autoridades hallaron el vehículo abandonado tras recibir la alerta de que se escuchaban gritos de auxilio en su interior, y arrestaron a tres personas que formarían parte de una red de traficantes que transporta migrantes de México y Centroamérica hacia Estados Unidos.

Se trata de la mayor tragedia de tráfico de personas de las últimas décadas en Estados Unidos.

Pero eso no es todo, el fondo del asunto es lo siguiente: ¿Cómo recorrió tantos miles de kilómetros sin haberse topado con un punto de revisión?. ¿Suerte o corrupción?.

Por redaccion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.