SERPIENTES Y ESCALERAS

SALVADOR GARCÍA SOTO.

Las investigaciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, sobre las actividades ilícitas de Sergio Carmona Angulo, documentaron que el empresario tamaulipeco, asesinado en San Pedro Garza García en noviembre de 2021, llegó a obtener ingresos diarios hasta por 1.5 millones de dólares por el robo y contrabando de combustibles entre México y Estados Unidos, dinero con el cual financió a candidatos y dirigentes del partido Morena a los que apoyó con dinero en efectivo para sus campañas electorales en ese mismo año de 2021.

Información de fuentes diplomáticas de alto nivel, a la que tuvo acceso esta columna, revela que, a partir del expediente abierto por el gobierno de Estados Unidos contra Carmona Angulo, se ha solicitado de manera oficial, a través de despachos diplomáticos dirigidos al Departamento de Estado, al Homeland Security y a la FinCen (Finantial Crimes Enforcement Network), que se investigue al menos a cinco políticos de Morena en Tamaulipas, a quienes habría financiado el empresario Carmona con dinero en efectivo, producto de sus actividades criminales: Américo Villarreal, actual gobernador electo de Tamaulipas; Erasmo González Robledo, presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados; José Ramón Gómez Leal, exdelegado de Programas federales en Tamaulipas y cuñado del gobernador panista Francisco Cabeza de Vaca; Eduardo Gattas, alcalde de Ciudad Victoria; y Carlos Peña Ortiz, alcalde de Reynosa.

Los nombres de los cinco políticos morenistas aparecen en un despacho diplomático al que tuvo acceso este columnista y en el que se solicita de manera oficial a las tres dependencias y agencias del gobierno de los Estados Unidos mencionadas, que inicien investigaciones sobre las cuentas bancarias, inversiones, propiedades y cualquier tipo de activo que tengan los mencionados políticos del partido gobernante en territorio de Estados Unidos, a fin de comprobar el vínculo financiero entre ellos y el empresario asesinado Sergio Carmona Angulo, cuyo dinero estaba vinculado al robo y contrabando de combustibles, al lavado de dinero del crimen organizado y a “corrupción política”, menciona el citado despacho de la diplomacia estadounidense.

Las fuentes consultadas afirman que además del despacho en el que se mencionan los nombres de Villarreal, JR Gómez, Gattas, Peña y Erasmo, existen “otros dos despachos diplomáticos” y oficiales en el que se mencionan otros nombres de políticos de Morena a los que se solicita investigar de manera formal al United States Department of State, al Homeland Security y al FinCen, y entre esos nombres, las fuentes mencionan directamente el de Mario Delgado Carrillo, presidente Nacional de Morena, a quien también se vincula con el dinero ilícito de Sergio Carmona.

Es decir que el partido del presidente López Obrador está ya en la mira del gobierno de Estados Unidos por recibir recursos ilícitos para financiar sus campañas y las investigaciones que inicialmente realizó el Departamento del Tesoro, sobre las actividades del asesinado Sergio Carmona Angulo, serían la base sobre la cual ahora se solicita investigar, desde instancias oficiales estadounidenses en México, a los candidatos, alcaldes, funcionarios y gobernador electo de Tamaulipas, además del dirigente nacional morenista.

A esas solicitudes de investigación, a las que tuvo acceso este columnista, se sumarían otras que aún están en proceso de ser integradas y para las que se estaría recabando información no sólo del gobierno estadounidense, sino del gobierno panista de Tamaulipas que está colaborando con las agencias de Estados Unidos. Según esas investigaciones, el dinero ilícito de Sergio Carmona habría llegado también a otros estados a financiar a candidatos a gobernador de Morena en 2021 en las que se habla en concreto de Sinaloa, Nayarit, Michoacán, Baja California y Baja California Sur, además de Zacatecas y Campeche, todas ellas gobernadas actualmente por el partido de López Obrador.

Y es que alguien interesado eliminó al empresario Carmona Angulo, asesinándolo de varios disparos el 22 de noviembre de 2021 mientras se cortaba el pelo en una barbería de la Colonia del Valle en San Pedro Garza, en una operación que de tan perfecta resulta sospechosa, porque no existe ni un solo video, testimonio o grabación en el municipio más rico y vigilado de México, donde abundan las cámaras de seguridad. A 7 meses de su ejecución, no hay información sobre las investigaciones para esclarecer el asesinato de quien era una pieza clave en un entramado de corrupción política, financiamiento ilícito de campañas, contrabando y robo de gasolinas y hasta vínculos con el crimen organizado.

Porque Carmona se había convertido, justo en el momento de su muerte, en el financiero del ascenso político de Morena y su avance impresionante en los estados; era un hombre que movía tanto dinero en efectivo que tenía en su casa una habitación completa repleta de dólares que utilizaba para mandar en maletines a los políticos morenistas a los que financiaba. Pero, ¿qué buscaba al apoyar a candidatos que hoy son gobernadores de varios estados de la República, alcaldes de municipios importantes, diputados federales o incluso a la dirigencia nacional de Morena?

El interés del empresario tamaulipeco ya no era sólo la obtención de contratos para sus empresas constructoras, que había sido su modus operandi original; con su incursión en el robo y contrabando de gasolinas ganaba tantos millones de dólares (1.5 millones diariamente según el Departamento del Tesoro) que Carmona ya tenía otros objetivos y actividades vinculadas al narcotráfico y crimen organizado.

De acuerdo con testimonios que han dado sus más cercanos, que han aceptado testificar ante la justicia de Estados Unidos, empezando por su hermano Julio Carmona Angulo, que un día después de su asesinato solicitó la protección del gobierno estadounidense como “informante y testigo protegido”, y otros colaboradores de confianza, Sergio se había convertido en una especie de “broker” para los principales cárteles y lo que ofrecía era sus servicios como “mediador y pacificador” entre los capos del narcotráfico para evitar disputas y guerras en los estados y plazas. Para ello necesitaba del apoyo de gobernadores, alcaldes y políticos clave del partido del presidente López Obrador a los que ayudaba a ganar con su dinero ilegal.

Veremos hasta dónde llegan las investigaciones del gobierno de Estados Unidos y de sus agencias y dependencias que ya han sido involucradas oficialmente en la investigación de los candidatos y dirigentes del partido gobernante en México que recibieron dinero ilícito para ganar las elecciones.

Los dados mandan Escalera Doble. La semana promete

Por redaccion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.