Menu

RUMBO POLÍTICO: SE MUEVEN LOS MISMOS ACTORES EN LA ARENA POLÍTICA.

Ulises Milán*   

Se vuelven a mover las piezas en política, los actores siguen caminando, organizándose, buscando empatías con las personas o grupos de personas, el gobierno estatal está a punto de tomar las riendas de Sinaloa; y el poder legislativo ya entró en funciones.; pero ¿dónde está la sociedad?, ¿cómo se están organizando?, las expectativas de cambio para un ciudadano común ¿han cambiado, o siguen siendo las mismas?, estas preguntas son pocas comparado con ese razonamiento que necesitamos hacer de la vida pública.

Claro está que quienes vemos la vida pública, estamos observando las piezas o actores, es muy notorio que quienes se mueven muchos de ellos, proyectan intereses personales y de grupo; encabezados en páginas interiores de sujetos políticos que buscan ante todo darse a notar, pero que ya han salido a la pista de carreras varias veces; hoy se cambian de camisa partidista.

Nadie habla sobre el proyecto que persiguen y que los movió a cambiar de camisa, y siguen siendo los mismos personajes que acceden a encabezar los proyectos.

Los jóvenes no encabezan esos proyectos, secundan al líder que bajo sus intereses busca el poder. En otros casos, ni siquiera figuran como fuerza organizacional dentro de un partido político que busca desde su posición “de poder o de oposición”, marcar una agenda que se encuentre con los ciudadanos a través de ideas frescas. Podemos citar algunos jóvenes que se mueven hoy y que se verán en los próximos años como cabezas de proyectos políticos, el caso de Samuel García en Nuevo León y de Luis Donaldo Colosio (hijo).

Pero dentro de todo este némesis político, donde los mismos buscan nuevos espacios, y donde los partidos no abren sus espacios a nuevas fuerzas ciudadanas que puedan demostrar que existe una ruta de hacer política de manera clara y específica que encuentre diálogo y consenso para poder llegar a resultados que beneficien a las mayorías.

Dentro de las organizaciones políticas quien tiene más dinero, tiene más poder y tiene más oportunidad dentro de los espacios; andar en política “cuesta $” y muchos de los ciudadanos que desean un cambio se suman a proyectos “políticos” que son proyectos personales y de grupos.

Los ejemplos son muchos, vemos hoy algunos que han accedido al poder de nueva cuenta sin tener una clara ruta de trabajo y de proyecto social o político; vemos que muchos han abordado el barco arropados por el poder, entiéndase que el poder transita de muchas maneras y no todo es político.

El sonido de los mensajes de Facebook, whatsap, llamadas, volverán a sonar en quienes buscan de nuevo convencer de que los sigan para pavimentar su camino de llegar al poder; y quienes aún en su retaguardia intentan organizarse para convencer de que siguen un proyecto “partidista” que representa la mejor opción.

La realidad es que siempre debemos estar atentos y unidos, y buscar el diálogo con todos los actores, siempre definiendo la ruta a seguir y las herramientas a utilizar, más no desistir en la lucha por la democracia y el camino político que se busca concretar. No es fácil, nadie dijo que lo fuera y en esta lucha, hay quienes desisten y abandonan el barco y hay quienes intentan avanzar o pertrecharse en su trinchera para esperar el momento justo para salir a la batalla; y los tiempos se construyen a la vez que se acercan.

Contacto a: rumbopoliticocomunicacion@gmail.com

Twitter: @milanulises