Menu

Fijan grupos parlamentarios posturas sobre la política económica del Ejecutivo federal, durante glosa del sexto y último informe de gobierno

Diputados de los ocho grupos parlamentarios fijaron sus posturas sobre los resultados en materia de política económica del Ejecutivo federal, durante la glosa del sexto y último informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

En la primera ronda de posicionamientos, en tribuna, legisladores de Morena, PAN, PES, PT, MC y PRD cuestionaron la política económica del gobierno federal porque, entre otros aspectos, no alentó el crecimiento económico del país, aumentó la deuda pública casi al doble y realizó una reforma hacendaria que impuso gravámenes que presionaron a los contribuyentes.

En tanto, los diputados del PRI y PVEM destacaron que el Ejecutivo mantuvo la estabilidad económica de México, logró una fortaleza hacendaria, fomentó el empleo y la competitividad con un enfoque del cuidado ambiental.

El calendario de la glosa inició el pasado jueves, 6 de septiembre, con el análisis de la política social y concluirá el martes 18 de septiembre con política exterior.

El diputado Ignacio Benjamín Campos Equihua (Morena) dijo que las cifras de la economía son tan contundentes que el pueblo mexicano las reprobó en las elecciones del pasado 1 de julio y sostuvo que el modelo económico es una máquina de generar pobreza, porque se olvida de lo más importante, que es el desarrollo humano.

“Se dijo mucho de las reformas estructurales, se comentó que nuestra economía iba a crecer al doble y las cifran son tan contundentes que no se ha logrado crecer más del 2.2 por ciento en este último año”, añadió.

Apuntó que se “cacaraquea” mucho que ha habido una gran estabilidad económica a través del Banco de México, que maneja la inflación. “Nosotros estamos comprometidos a generar una política económica nueva, una política económica que vaya encaminada al bienestar de todas y todos los mexicanos”.

La diputada Patricia Terrazas Baca (PAN) afirmó que el gobierno saliente encontró la manera de disponer de “muchos recursos”, pero a costa del aumento del endeudamiento público, que pasó de 5.9 a 11 billones de pesos, y de una “nociva reforma fiscal” que frenó la posibilidad del crecimiento de las empresas y del país, y, además, dio mayor carga a los contribuyentes.

Afirmó que ello, junto con el aumento de la inflación, que en diciembre de 2017 fue de 6.77, “la cifra más alta desde el 2001”, y la depreciación del peso frente al dólar, en donde el tipo de cambio pasó de 12.93 a 19.32 pesos por divisa estadounidense, indica que la política económica es “fallida”.

“El PRI deja un país endeudado con un alto pago de intereses, un crecimiento económico por debajo de su potencial, un régimen fiscal asfixiante, una moneda depreciada y empleo precario”.

La diputada Norma Adela Guel Saldívar (PRI) resaltó que México representa ante el mundo un país con estabilidad económica y de amplia productividad y señaló que los logros de la política económica se miden con cifras concretas, no son discursos políticos.

Apuntó que las reformas transformadoras se están materializando en resultados tangibles en beneficio del bienestar de las y los mexicanos, como la estabilidad que se mantuvo en las finanzas públicas debido a la reforma hacendaria, al fortalecer los ingresos públicos y reducir la dependencia de los ingresos petroleros.

También comentó que gracias a la reforma laboral se han generado cuatro millones de empleos formales al final de este sexenio, más de lo logrado en las dos administraciones pasadas en su conjunto, además de hablar de los beneficios de otras como la de telecomunicaciones, la inversión en infraestructura y el potencial del turismo, entre otros.

El diputado Iván Arturo Pérez Negrón Ruiz (PES) reconoció algunos de los avances, pero también resaltó grandes pendientes. Dijo que la administración que concluye arrancó planteando un acuerdo de distintas fuerzas políticas para llevar a cabo las reformas estructurales que casi 20 años se pospusieron y la expectativa era alta.

Empero, a casi cinco años del llamado Pacto por México y a pesar de esas buenas intenciones, pareciera ser que tales reformas no han logrado impulsar al país en la ruta del desarrollo y el bienestar, que se vea reflejado en mejores empleos y mayores ingresos para los bolsillos de las familias mexicanas, agregó.

Expuso que es indiscutible que las reformas estructurales tuvieron resultados variados, la mayoría muy distante a lo propuesto y ofertado con bombo y platillo en los diferentes medios de comunicación, y puso ejemplos.

La diputada Hildelisa González Morales (PT) sostuvo que con este último informe del presidente Enrique Peña Nieto termina el largo periodo de oscuridad del sistema económico neoliberal, que ha propiciado el desmantelamiento de la planta productiva, incrementado el desempleo, generado pobreza y una inadecuada distribución de la riqueza, y subordinado nuestra economía a la de Estado Unidos.

Agregó que en este sexenio se previó un crecimiento del 6.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y sólo se incrementó en un 2.5 por ciento, insuficiente para sacar del atraso y de la pobreza a 60 millones de mexicanos, así como a 15 millones que viven en extrema pobreza; asimismo, la deuda pública se incrementó a más de 10 billones de pesos.

“Tampoco se alcanzaron a crear los espacios de trabajo necesarios, se perdió el poder adquisitivo. En 1980 se necesitaban cuatro horas de trabajo para alimentar a una familia, hoy se necesitan 24 horas de trabajo”, agregó.

La diputada Geraldina Isabel Herrera Vega (MC) aseguró que la “mala gestión” del actual gobierno en materia económica impactó en la competitividad y el crecimiento del país, que ha sido en promedio de 2.5 por ciento anual, “muy por debajo de otras economías con características similares”.

“En su cuarto informe, este gobierno señala haber evaluado la competitividad de nuestra economía pero la realidad es que en esta materia México se encuentra considerablemente rezagado, pues de acuerdo al índice elaborado por el Foro Económico Mundial que evalúa a 137 países, México se ha estancado ocupando desde hace 10 años posiciones meramente intermedias”, refirió.

“Por otra parte, las condiciones fiscales del país siguen orillando a que siete de cada 10 empresas, opten por la informalidad, lo cual repercute en la contratación de trabajadores sin prestaciones o derechos laborales, situación que se ve agravada por un sistema tributario rígido con la pequeña y mediana empresa, pero laxo y condonador de las grandes corporaciones”, agregó.

El diputado Emmanuel Reyes Carmona (PRD) sostuvo que su grupo parlamentario “no coincide” con quienes aseguran que “este país está mejor que en el 2012”, ya que “la política económica impuesta desde el Ejecutivo privilegió las variables macroeconómicas sobre el bienestar de las familias”.

Subrayó que el crecimiento económico pronosticado para 2017 “no alcanzó las metas que se esperaban”, por lo que deben replantearse las políticas económicas.

Agregó que “necesitamos trabajar para fortalecernos, pero además brindar oportunidades económicas para fortalecer a la industria petrolera. El crecimiento tiene que ser sostenido e ir en aumento para garantizar que haya menos pobres, haya más oportunidades, menos desigualdad y más crecimiento económico”.

La diputada Beatriz Manrique Guevara (PVEM) destacó que en la presente administración hubo un fortalecimiento de acciones en la actualización de la legislación ambiental, a fin de generar “una eficaz regulación para el aprovechamiento de los recursos naturales”.

Señaló que en la revisión de sexto informe de gobierno “encontramos la ejecución de políticas públicas que propiciaron que la riqueza, competitividad, empleos y enfoque de conservación, estuviera presente en las políticas públicas”.

Agregó que la protección al ambiente es todavía “campo fértil”, por ello el nuevo gobierno “debe seguir buscando una economía verde como derrotero para el desarrollo. No solamente como compromiso con las futuras generaciones”.

( Fuente: Cámara de Diputados. Síntesis Informativa del Dr. Héctor Muñoz).