Menu

DOÑA MARIA 38 AÑOS LIMPIANDO PESCADO.

Hacendosa, desde temprano se coloca a un costado de una de las rampas de bajada a la playa cercana a donde están sus amigos lancheros pescadores de escama.

Son seis las personas que diariamente se dedican a comercializar el producto que los mismos pangueros les surten.

Pocos pero conforman una unión de la que doña María Rosario es la cabeza.

“Aquí todos somos compañeros y me respetan, y nos respetamos”, nos comenta mientras limpia parguito y mojarra; la primera especie está a 80 pesos kilogramo y la segunda en cincuenta pesos.

La pregunta obligada es porque no ha habido “pajarito”, nos dice que esta especie es de agua caliente y en las últimas ocasiones durante las fechas en que debe de arribar ha entrado marejada con agua fría y eso los ahuyenta a otras latitudes.

A este lugar, dice María, llegan a comprar no solamente los locales sino personas que vienen los fines de semana de otros lugares o municipios cercanos.

Ella les ofrece la limpieza gratis y si el producto lo llevan lejos les obsequia el hielo.